Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies saber más

Buscar noticia  Recibir noticias
Síguenos en facebook Síguenos en twitter Noticias www.mundoplast.com
PUBLICIDAD

Tendencias

Compartir noticia

Desarrollan un bocado para caballo en plástico

03/05/2017

Fruto de la colaboración entre el fabricante de bocados, ecuestres Beris, el transformador GPE Plast Engineering y la firma de termoplásticos elastómeros Kraiburg TPE, se ha desarrollado una innovadora embocadura para caballos.

Como proveedor de una gama completa de embocaduras y bocados de equitación, Beris otorga máxima prioridad a las cualidades de los materiales que protegen la sensible boca del caballo. En lugar de optar por una pieza metálica simple o una habitual combinación de metal y cuero, el especialista en embocaduras decidió fabricar un nuevo modelo con un elastómero termoplástico (TPE) suave, flexible y también resistente, perteneciente a la serie Thermolast K de Kraiburg TPE.

Bocado para caballos realizado en plástico de Kraiburg TPE.

Como ha explicado el Director General de Beris, Bernd Ristau, las embocaduras realizadas con materiales poliméricos son ligeras y —gracias a su superficie lisa— se deslizan bien en la boca, incluso en caballos con poca secreción de saliva. Los animales mastican con más frecuencia y se adaptan confortablemente a la embocadura. Para satisfacer las diferentes necesidades de caballos y jinetes, ofrecemos nuestros productos con varios grados de dureza. KRAIBURG TPE nos ha ayudado a encontrar el material adecuado para cada uso y también ha prestado una valiosa contribución en el diseño del molde, lo que incluye desde ensayos hasta la fabricación en serie.

La nueva embocadura de Beris puede suministrarse con una longitud de 120, 130 o 140 mm, y cuenta con un núcleo metálico en su recubrimiento blando de TPE. El material termoplástico se adapta de manera ideal a la fabricación económica de este tipo de combinaciones duro-blando. Además, ofrece el margen de diseño necesario para aplicar el concepto especial de la forma curva aplanada. Esto deja más espacio a la lengua, lo que muchos caballos retribuyen con una mejor relajación.

De esta manera el bocado resulta excelente para aquellos animales que se muestran reacios a tolerar los elementos más duros y de formas convencionales debido a su presión sobre la lengua. Por otra parte, la mayor aceptación facilita la comunicación dosificada entre el jinete y el caballo. No obstante, la masticación más intensiva exige la presencia de un material que sea muy suave y que al mismo tiempo asegure un nivel suficiente de resistencia al desgarro. Y como los caballos suelen llevar la embocadura durante muchas horas en la boca, también es indispensable que el fabricante suministre un TPE con compatibilidad fisiológica conforme a la FDA.

La embocadura se realiza con un compuesto Thermolast K especial, que satisface por completo las exigencias antes mencionadas en un moldeo por inyección de dos componentes en el que el TPE integra el núcleo metálico.

La aplicación en los deportes ecuestres fue probada de manera exhaustiva en la misma fase de desarrollo. Luego el fabricante, el encargado del proceso de inyección y Kraiburg TPE sumaron las opiniones de los jinetes a su propio conocimiento técnico y optimizaron las características.

Surgió así un producto final extraordinario, que ya es muy apreciado no sólo por una gran cantidad de jinetes profesionales y aficionados, sino también por sus caballos. Para garantizar la seguridad de las personas y los animales, cada una de las embocaduras es sometida además a un control especial de resistencia a la tracción.

La nueva embocadura de Beris ya se encuentra disponible en Europa y los EE.UU. desde mediados de 2016. Con una altura de 30 mm, es plenamente admisible para el uso en competiciones ecuestres según el reglamento alemán de la especialidad (LPO).

*Para más información: www.kraiburg-tpe.com

compartir en facebook
PUBLICIDAD